Forma de preparar carne para su conservación por períodos prolongados.

Cortar carne de vacuno o caballo sin grasa en tiras finas y dejarla reposar en bastante sal por un día. A continuación, colgar las tiras en un sitio seco, ventilado, asoleado y protegido de las moscas hasta que estén secas. Como el proceso de secado puede durar alrededor de una semana, es necesario darlas vueltas varias veces durante el día para que se sequen de forma pareja y taparlas durante la noche para que no se humedezcan.
Compartir: